domingo, 26 de junio de 2016

La mirada inocente: Jock Sturges (I) - GALERÍA: Jock Sturges. Nymphaeum (1)





No dejes que los prejuicios morales empañen la claridad de lo bello.
Contempla la belleza sin prejuicios, déjate traspasar por ella,
no la filtres ni la condiciones, no la matices con veladuras vanas.
Ofrécete a su canto como un Ulises más valeroso que artero.
Si así lo haces, obtendrás, sin intermediaciones ni cortapisas,
todo lo que la belleza puede ofrecer:
el consuelo que disipa la angustia existencial que nos acecha,
la sensación de eternidad que se nos hurta en lo cotidiano,
la convicción, en suma, de que merece la pena estar vivo para contarlo.
Consejos desaconsejables. Héctor Amado


La Mirada Inocente
(a Jock Sturges)

.....La inocencia a la que me refiero aquí es transitiva y recíproca, y abarca la doble acepción del término: la mirada que capta, inocente por exenta de culpa, una mirada no culpable, una mirada objetivamente pura y subjetivamente desinteresada en todo aquello que no tenga que ver con el arte, una mirada, en fin, en absoluto condenable. Por otro lado, la mirada del que es captado, inocente por ingenua, cándida, ausente de malicia, natural. Doble mirada pues, de ida y vuelta, y doblemente inocente. Sólo es culpable la mirada que culpabiliza. Sólo puede ver, en esta expresión de la belleza desnuda in progress, algo perverso quien porta la perversión en sus ojos, en su alma.
.....La mirada de Jock Sturges (New York, 1947), esa mirada de cíclope que en cada pestañeo recoge una realidad a un tiempo aparente y transparente, es la de quien quiere captar la bella y diversa realidad de los cuerpos, preferentemente femeninos (allí donde la belleza más sutil y perfectamente se explaya). Y lo hace a veces, lo busca en repetidas ocasiones, además, en esa edad en que lo bello femenino, como un capullo en flor, está a punto de abrirse. Belleza, por tanto, con una nada despreciable carga de ambigüedad. Ninfas carentes de la sensual voluptuosidad carnal para transparentar una sensualidad todo potencia del espíritu hecho carne pura, carne translúcida, carne luminosa.
.....En otras, en cambio, la flor se muestra en toda su plenitud abierta y lozana, pero sin perder el vestigio de su inocencia. Aquí los cuerpos, bellos, conmovedores, expresiones gratamente singulares de la belleza femenina, se nos muestran sin intención estética (no hay poses, o éstas son enteramente naturales, carentes de afán exhibicionista): se muestran tal cual son, y tal cual son en su quehacer cotidiano. Capta, pues, el cíclope neoyorquino la naturalidad de la vida, de una vida vivida así: ya que sus modelos pertenecen a comunidades nudistas de California, Montalivet (Francia), la Toscana (Italia), u otros lugares donde el cuerpo se expresa sin prejuicios, de manera arcádica. Como él mismo dice: "los cuerpos están desnudos cuando llego a fotografiarlos, continúan estándolo mientras los fotografío, y siguen estándolo cuando yo me voy". Es una desnudez no buscada, sino sentida, adquirida y admitida. Y esto debería ser suficiente para declarar la inocencia a la mirada. Sólo quien es capaz de ver culpabilidad en un cuerpo desnudo (algo creado así por la naturaleza —y si se me apura, por Dios), verá algo culpable o perverso en en las fotografías de Jock Sturges.

.....No es esto lo que ocurrió el 25 de abril de 1990, cuando la policía de San Francisco en una acción conjunta con el FBI entró en el estudio del artista para incautarse de todo el material fotográfico e informático. Había sido denunciado por sociedades puritanistas americanas por pornografía infantil. Al poco tiempo un juzgado federal lo absolvió de todos los cargos, y oficialmente lo declaró inocente. El apoyo recibido por entidades e instituciones artísticas (no sólo de EEUU o Europa, sino de todo el mundo) y artistas particulares no fue poco determinante para esta absolución. En este caso imperó el sentido común, y la ley se alineó con el arte. El tiro les salió por la culata a las autoridades represoras y lo que lograron fue dar una publicidad impagable al trabajo de Sturges. El reconocimiento subsiguiente a esta intervención creció exponencialmente.
.....¿Quién puede ver algo perverso en estas fotos que no son sino un canto a lo más hermoso que la humanidad posee? Respuesta: quien tiene la mente tan retorcida como para deformar la realidad que allí se muestra y verla como a través de uno de esos espejos deformantes de feria (espejo que a modo de objetivo ocular ellos tienen incorporado en sus mentes).
.....Mirada inocente, Y no sólo, porque para que algo sea declarado inocente —así, con esta acepción— ese algo debe de haber sido acusado previamente de un delito, de una transgresión, y aquí ni siquiera se da la transgresión, cuanto menos el delito (otros artistas hay que coquetean con ella, y siempre en esa delicada frontera que separa a veces, en los casos más extremos, lo erótico de lo pornográfico —¿realmente existe ésto, lo pornográfico? ¿o es simplemente mal gusto o trazo grueso, o caricatura?). Nada se transgrede, pues sólo se muestra lo natural y cotidiano. No se busca lo polémico, siquiera. Las modelos ocasionales sólo muestran la desnudez que les es inherente: una desnudez donde habita y late la belleza de forma poderosa.

.....Un atractivo añadido, nada despreciable, en el trabajo de Jock Sturges es la secuenciación en el tiempo de cómo la belleza evoluciona, de cómo el capullo se va abriendo, hasta que aparece la corola esplendorosa, en plenitud. En las series de Sturges sobre determinadas modelos a lo largo de los años (Fanny, Danielle, Misty Dawn), podemos contemplar maravillados ese cambio, esa sublime transformación, pocas veces observable en un golpe de vista. La que en un momento es niña núbil, impúber, pasa a la pubertad, ingresa en la adolescencia y llega a la exaltación de la mujer ya completa. Es un lapso de veinte años, en que el fotógrafo ha ido captando el cambio que se produce en el seno de la sublime arquitectura corporal femenina, el que se nos ofrece. Flores de un jardín eterno donde lo que se nos muestra es la eternidad de la belleza inherente a todos y cada uno de los cambios de un cuerpo (femenino) en el tiempo. Cuerpo hecho de tiempo —por tanto efímero— que se nos revela (y se rebela) en la eternidad que supone su belleza. Lo de siempre: el ser latiendo inmarcesible en cada una de sus manifestaciones, perfundiendo su eternidad —la del Ser— a través de lo efímero de cada una de ellas —sus manifestaciones.

.....Entre las diversas perspectivas que la mirada puede contemplar, y ahora me refiero a la mirada del mero observador de la obra de arte, está, en esta particular ocasión, aquella que permite dejarse penetrar por la obra misma (y por la mirada que la ha captado, culpable en este caso, y sólo en este, de su transmisión, de su posibilidad). La instantánea penetrará, pues, en nosotros, en nuestra consciencia, y allí causará su efecto, estimulará analogías y alusiones, pero también sutiles sensaciones que van más allá de los sentidos, aun traspasando estos (traspasándolos placenteramente, me refiero). Como resultado, el cuerpo observado se convierte en fuente de luz que activa a su vez nuestros focos interiores, alumbrando rincones más o menos oscuros, más o menos imperceptibles habitualmente. El alma se siente, entonces, como traspasada por un rayo de luz con forma de cuerpo femenino. Nada que ver con una excitación genésica vulgar, por favor; allí, lo que acaece, es la transmigración de la conciencia a un sentimiento arcádico, paradisíaco, privativo de la mente, y de lo que en ella es posible. Sentimiento que, como ya he dicho, se traduce en sensación; pero que nadie busque satisfacer esa sensación de modo físico; no le incumbe a lo físico, aunque a través de lo físico haya penetrado en nosotros —como vehículo de otra cosa. Es esa otra cosa que lo físico sugiere y porta lo que es causa de placer, un placer que sólo admite satisfacción en el reino de lo etéreo.

.....Hay algo en esa ambigua época de la madurez humana, en que lo masculino y lo femenino apenas se diferencian, que provoca en nosotros un estado de estupefacción, de aturdimiento, de embeleso indiferenciado. Y algo que, cuando lo indiferenciado por fin se diferencia, convierte ese aturdimiento y ese embeleso equívoco en pasmo estético clarificador, en sensación de plenitud, como si el alma al fin enfocara claramente la imagen, y lo que allí se ofrece es la sublime verdad de lo diferente, de lo otro, de lo que me incumbe porque no es yo, que tiene conmigo una relación de intimidad en la sensación de lo bello: descubro lo bello que hay en lo otro, y, al descubrirlo, descubro mi propia fuente de placer, mi satisfacción. Lo siento mío, pues, porque es otro (si fuera yo, no lo sentiría mío, simplemente sería yo; es la otreidad lo que nos permite vernos a nosotros mismos desde afuera), y ese otro me proporciona satisfacción.
.....Algo de esto hay en la contemplación activa (atenta) de la obra de Jock Sturges. En esos desnudos femeninos está la verdad de lo que somos, la verdad maravillosa y resplandeciente de una materia hermosa traspasada por el espíritu de un sentimiento eterno. ¿Perversión? ¿Pornografía? No me hagan reír. Plenitud de la vida, una de sus más excelsas manifestaciones: la potencia vital de la belleza titilando desde esas estrellas de mirada tan inocente como la del cíclope que las capta.




GALERÍA


Jock Sturges
(1947 -  )

1947 Born in New York
Education
1972 B. A. The University of Vermont
1985 M.F.A. San Francisco Art Institute

Publication
2008 "Life Time", Steid
2008 "Misty Dawn: Portrait of a Muse", Aperture
2004 "Notes", Aperture
2004 "Twenty Five Years", Paul Cava Fine Art
2000 "New Work 1996-2000", Scalo Verlag Ac
2000 "Jock Sturges", Scalo Verlag Ac
1995 "Radiant Identities", Aperture
1994 "Evolutions of Grace", GAKKEN
1993 "The Last Day of Summer", Aperture






NYMPHAEUM (1)
(De ninfas y musas)

En el aliento de la musa
hay promesas de eternidad...


Danielle

Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1989
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1989
.
Jock Sturges - Tamara and Danielle, Montalivet, France, 1989
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1989
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1989
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1991
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1991
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1992
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1992
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France, 1992
.
Jock Sturges - Danielle, Montalivet, France
.


Fanny

Fanny; Montalivet, France, 1990
.
Fanny; Montalivet, France, 1992
.
Fanny, Monalivet, France , 1992
.
Fanny et Clare; Montalivet, France, 1993
.
Fanny; Montalivet, France, 1994
Fanny, Monalivet, France , 1995
.
Fanny, Monalivet, France , 1995
.
Fanny; Montalivet, France, 1995
.
Fanny; Montalivet, France, 1996
.
Fanny; Montalivet, France, 1996
Fanny; Montalivet, France, 1996
Fanny; Montalivet, France, 1996
.
Fanny; Montalivet, France, 1997
.
Jock Sturges - Fanny and Estelle, Montalivet, France
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, 1998
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, 1998
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, 1998
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, 1999
.
Fanny; Montalivet, France, 2000
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, 2001
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, France, 2002
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, France, 2008
.
Fanny; Montalivet, France, 2002
.
Fanny; Montalivet, France, 2002
.
Fanny; Montalivet, France, 2003
Fanny et Maia, Montalivet, France, 2000
.
Fanny et Maia, Montalivet, France, 2000
.
Jock Sturges - Vanessa, Fanny, Montalivet, France 2004
.
Fanny; Montalivet, France, 2005
.
Jock Sturges - Fanny, Montalivet, France, 2010
.
Fanny; Montalivet, France, 2011
.
Fanny; Montalivet, France, 2011
.
Fanny; Montalivet, France, 2011
.
Fanny; Montalivet, France, 2011
.


Misty Dawn

Jock Sturges - Christina, Misty Dawn and Alisa, 1986 (?)
.
Jock Sturges - Christina, Misty Dawn and Alisa, 1986 (?)
.
Jock Sturges - Christina, Misty Dawn and Alisa, 1989
.
Jock Sturges - Christina, Misty Dawn and Alisa (1990's)
.
Jock Sturges - Christina, Misty Dawn and Alisa (1990's)
.
Jock Sturges - Christina, Misty Dawn and Alisa, 1988
.
Misty Dawn, Northern California, 1988
.
Misty Dawn, Northern California, 1990
.
Misty Dawn, Northern California, 1990
.
Misty Dawn, Northern California, 1990
.
Misty Dawn, Northern California, 1991
.
Jock Sturges - Misty Dawn , Christina and Alisa  Northern California 
.
Misty Dawn, Northern California, 1991
.
Misty Dawn, Northern California, 1992
.
Jock Sturges - Misty Dawn (1995-96)
 .
Jock Sturges - Misty Dawn, Zurich, Switzerland, 1997
.
Misty Dawn, Zürich, Switzerland, 1997
.
Jock Sturges - Misty Dawn and Christina, Northern California (2000 ?)
.
Misty Dawn, Northern California, 2000
.
Misty Dawn, Northern California, 2002
.
Jock Sturges - Misty Dawn, Northern California, Color, 2007
.
Misty Dawn; Northern California, 2007
.